M

M
no todo lo que creemos perfecto es perfecto

sábado, 5 de junio de 2010

5 de junio

Bajó corriendo las escaleras, casi tropezando en el último escalón, llegó a la cocina, un lugar amplio, lleno de trastos viejos, botes con ingredientes extraños y una gran lámpara de araña central.
Se detuvo en la puerta casi sin aliento y con las vendas del brazo empapadas de sangre debido a que la herida se había abierto, aun así, Ainos y Damania miraron con asombro la recuperación de M.
¡¿QUIÉN ES?! ¡¿DÓNDE ESTÁ?!- repetía M casi sin aliento.
¡No sabemos de que estás hablando!- contestó Ainos con una mirada preocupante.
¡La chica del cuadro, la de arriba!- M no podía aguantar la espera y empezó a menear a Ainos como si fuera un muñeco.
Es nuestra hija- respondió en un lamento Damania- hace tres años desapareció y no la volvimos a ver, su instinto de ninfa la hizo encaminarse hacia los bosques para no acabar con la luz de su interior, ni siquiera se despidió...
M vió como las lágrimas de Damania recorrían sus pómulos para irse a posar en sus labios.
Después de desayunar, Ainos y Damania se fueron a trabajar y M se quedó en la habitación que le habían asignado temporalmente.
Descolgó la foto de la pared y se quedó mirándola, en la foto también se la veía únicamente un ojo, pero M podía imaginar lo bella que sería esa chica.
Esa noche no pudo dormir, solo pensaba en la ninfa, su ninfa...
Soñó con ella, pero esta vez la ninfa no se dio la vuelta, se limito a lavar su cabellera en el río, M se acercó a ella y cuando quiso darse cuenta, estaba tumbado en la cama y sudando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario